Blogs Elle, Enero 2019

2019-01-15-elle_1.jpg

Entramos y visitamos un edificio con dos plantas. La primera es el sótano donde está toda la mercancía que la marca Poète dispensa a sus tiendas. Subimos las escaleras decoradas con motivos navideños debido a las fiestas que se aproximan, y al llegar a la planta superior descubrimos una oficina de gran superficie en la que divide la planta en varias estancias funcionales para poder desarrollar en unas su creatividad como diseñadora y en otras poder llevar a cabo la venta de sus artículos. Cómo curiosidad accedemos a su despacho y por último, a una sala en la que nos deja ver la próxima colección primavera –verano que aún no ha sido presentada en tienda y que , por cierto, es muy bonita. Berta, muy agradable y encantadora, nos explica estancia por estancia a que se dedican los empleados que componen su empresa y cómo se desarrollan las labores de su día a día para sus nuevas colecciones.

Ver noticia